Buenos Aires, la Capital del Tango

Porque nuestra danza icónica nacional es más que un buen motivo para hacerte una escapada, o disfrutar del próximo fin de semana largo, haciendo algo diferente, increíble como por ejemplo: aprender a bailar tango, conocer las mejores milongas porteñas y los locales tangueros de reconocido prestigio e historial.

Tango en Buenos Aires es abrirse a una experiencia única, cultural, que sin duda marcará un antes y un después en la vida de cada uno. Primero porque el “abrazo” tanguero es el punto de partida para el desarrollo de ese diálogo de cuerpos, sensaciones, al ritmo de una melodía llena de energía y personalidad acuñada únicamente en nuestras tierras del Río de la Plata.

Más allá de las preferencias, y puntos de vista, el gran bandoneonista y compositor, Aníbal Troilo, solía reflexionar al respecto, en estos términos: “No hay tango nuevo, ni tango viejo. El tango es uno sólo. Tal vez, la única diferencia está en los que lo hacen bien y los que lo hacen mal”.

Para el inolvidable Carlos Gardel, apodado el  Zorzal Criollo, “no basta con tener una voz melodiosa para entonar el tango…Hay que sentirlo además…Hay que vivir su espíritu”

Tango es música pero también poesía. Uno de los lugares que no te podes perder es la Esquina Homero Manzi en  Boedo, barrio tanguero por excelencia. En Suipacha al 300, un bar notable, de increíble presencia: la Confitería Ideal. Cuenta con un destacado equipo de profesores y una “milonga” para vivir  a full de martes a domingo. El “Bailongo de la Glorieta” en Barrancas de Belgrano, Señor Tango, Piazzolla, entre otras sugerencias imperdibles para conocer y experimentar.

NC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *